Cuvée Antoine 2009

Vino Cuvée Antoine 2009

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,3
Calidad-precio:
9,5

Bodega: Beatrice et Pascal Lambert - Domaine des Chesnaies
D.O./Zona: Valle del Loira
País: Francia
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,50%
Varietales: Chenin blanc de 2 parcelas: Rochette en Chinon y Chesnaies en Cravant les Coteaux, plantadas en laderas calcáreas (tuffeau turonien)
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Viticultura ecológica. Crianza de 12 meses en cubas de roble

Varietales: Chenin blanc de 2 parcelas: Rochette en Chinon y Chesnaies en Cravant les Coteaux, plantadas en laderas calcáreas (tuffeau turonien)

13 Opiniones de Cuvée Antoine

Corcho de gran calidad y buena longitud bañado en vino 2-3 mm por el interior. Descorchado con sacacorchos de dos tiempos. Huele muy bien.

Sacado de nevera a unos 5-6ºC y mantenido en jarra térmica. En copa alcanza fácilmente los 8-10-12ºC pues estamos ya a 24ºC en casa.

Abierto 2 horas antes de disfrutarlo. Servido en copas amplias tipo balón.

Visual

Ámbar anaranjado con color de vino naranja o amontillado de Jerez que un vino blanco al uso. De buena capa para la tipología de vino. Limpio salvo en la última copa (donde hay partículas en suspensión), brillante y de muy abundante, fina y preciosa lágrima de lenta caída por el cáliz de la copa.

Preciosa visual para un blanco de casi 11 años. Gran corcho y fenomenal botella, grosor de vidrio y etiquetado. (9,5)

Nariz

Desde el inicio, de gran intensidad, con profusas notas cítricas naranja sanguina y piel de naranja muy madura, pomelo y piel de pomelo maduro, fruta blanca de hueso (aunque con menor intensidad que la cítrica), herbáceos dulces en infusión (hinojo), especiados, piedras húmedas, un pelín de mineralidad, balsámico-mentolados, flores blancas y amarillas algo marchitas, orejones, un punto amielado (dentro de su evidente sequedad), algo de algarroba junto a una muy leve licorosidad.

Nariz de muy alto nivel, en intensidad, equilibrio y en complejidad de aromas, con gran definición desde la apertura. Muy elegante. (9,4)

Boca

Ataque frutalmente maduro, de buena potencia y contundencia, bastante seco pero, a la vez, con toques que, en el paso por boca, recuerdan a orejones y amielados.

Vino amplio en boca, expansivo, de buena frescura y acidez (sobre todo, teniendo en cuenta sus casi 11 años y su elevada graduación alcohólica para ser un blanco seco, 14.5%), de notable densidad, buen cuerpo y muy buena estructura.

El final es muy largo, casi eterno, con fruta cítrica y blanca de hueso amargosa muy madura, herbáceos dulces, ligeras notas especiadas, mentoladas en un gran postgusto y retronasal levemente amielado, mineral y balsámico que lo redondean de forma espectacular.

Grandísima la boca de esta Chenin Blanc del Loira con más de 10 años. Una pasada. (9,6)

Ha evolucionado en botella, en los últimos 4-5 años, espectacularmente. Si ya era un estupendo vino en 2014-2015, ahora es espectacular.

Está en su momento óptimo de madurez pero, viendo sus hechuras, creo que puede aguantar en botella perfectamente otros 5-6 años (justamente lo que la bodega le daba de período óptimo de consumo: 2014-2026).

Costaba 26€ aunque, en mi caso, compré varias botellas por 23€ hace 5-6 años.

Me queda una botella en la vinoteca todavía que guardaré como oro en paño para probar en unos cuantos meses o, como mucho, en 1-2 años.

Cuvée Antoine 2009 de Béatrice & Pascal Lambert: excelente RCP.

  • Cuvée Antoine 2009, AOC Chinon

    Cuvée Antoine 2009, AOC Chinon

  • Cuvée Antoine 2009, AOC Chinon

    Cuvée Antoine 2009, AOC Chinon

  • Cuvée Antoine 2009, AOC Chinon

    Cuvée Antoine 2009, AOC Chinon

  • Cuvée Antoine 2009, AOC Chinon

    Cuvée Antoine 2009, AOC Chinon

Botella bordelesa con ligera barriga, etiquetas no muy grandes (más bien pequeña la contra) de fondo blanco hueso.

Cápsula color crema y corcho de buena longitud y anchura ya bastante bañado en vino que huele muy bien.

Abierto hora y media antes de su consumo. Sacado bastante frío de nevera pero subido de temperatura de botella y copa para llegar a unos 11-14ºC (temperatura ideal de disfrute).

Visual

Dorado oro viejo con destellos anaranjados, limpio, brillante y de buena y abundante lágrima de lenta caída. (9,5)

Nariz

De buena intensidad a fruta blanca extremadamente madura, piel de naranja y mandarina dulzona y muy madura, tarta de manzana y naranja, flores amarillas algo marchitas, fruta escarchada, dulce de membrillo, finas maderas y sutiles balsámicos y herbáceos de monte. Complejo, peculiar en sensaciones e intenso. (9,2)

Boca

Ataque bastante seco (se esperaba, a tenor de la olfativa, más dulzón en la entrada), de buen peso y volumen para un vino blanco, sabroso, goloso, sedoso en el tacto, untuoso y cremoso, de excelente acidez cítrica-dulzona que hace salivar, densidad media-alta, excelente estructura y cuerpo medio. En el paso por boca se nota esa naranja y mandarina cítrica dulzona y madura, manzana granny muy madura y ligeras notas reposteras. El final es larguísimo, sabroso, con notas frutales, herbáceas, pasteleras, a ligero membrillo y mentolados en un retrogusto espectacular; en vía retronasal se repiten sensaciones y aparecen también notas a flores amarillas ajadas, balsámicos, ligeras maderas finas y naranja escarchada en licor que deja una retronasal fantástica. (9,4)

Ya es la tercera botella que bebo de este vino (aunque sólo haya hecho una nota de cata) y siempre fue (y es) impecable (cada botella, si cabe, mejor). 

Me quedan 2 botellas más que guardo como oro en paño para un futuro (si soy capaz de aguantar, para 3-5 años más).

Puede vivir en buen estado de conservación, como poco, 8-10 años más.

Su PVP rondaba los 26€ cuando lo adquirí. Muy buena RCP.

Tras varios años disfrutando de esta magnífica añada, ayer me despedí de la última botella, la cual no defraudó pero quedó muy a las claras que a partir de ahora el vino ya no iba a ganar sino más bien todo lo contrario.
Color dorado tendiendo a cobrizo con destellos naranja que desvelan su evolución.
La nariz sigue siendo un compendio de matices, membrillo, tartas de frutas, mieles, cítricos dulces, sensaciones licorosas y tantas cosas como nos ha regalado este vino en los últimos años.
En boca sigue siendo una delicia, su tacto, su equilibrio entre una acidez que ha perdido brío y las sensaciones golosas unido al punto licoroso que ha alcanzado tras evolucionar provocan sensaciones complejas que quedaran en mi memoria, así como su final sin fin que no se acaba.
Adios Antoine, a ver si alguna añada próxima consigue esta evolución.

Dorado oro viejo.

Membrillo, cera de abeja, balsamico, hinojo, citricos maduros y suaves notas de pasteleria.

Sabroso, algo de untuosidad, muy vertical por una acidez electrica que equilibra las sensaciones golosas del vino. Cremoso. Final largo.

Un vino al que le hice la ola hace un par de años. Ahora lo siento coquetear con lo dulce, pero siguiendo en ese punto estratégico tan suyo de "tierra de nadie". Tiene un color ambarino y brillante, denso a la vista. Hay carne de membrillo, pero una cantidad de frutos secos que lo corrigen inmediatamente como la cáscara de almendra, por ejemplo, y también piel de naranja seca. Intensidad creciente y alcohol presente. Fruta escarchada en boca, untuoso paso, con volumen, genial acidez y compensado dulzor, largo. Diferente, exquisitamente complejo.

Y una nueva botella de este original Chinon blanc... de color oro viejo y una nariz madura, original, golosa, con notas de pera Williams bastante madura y de albaricoques en almíbar, cereal tostado y delicadas notas de bosque umbrío. En boca tiene buen ataque, por momentos licoroso, con un dulzor comedio y una excepcional acidez, es persistente y tiene mucha profundidad.... Espectacular

Mantiene todas sus virtudes, se ha comportado perfectamente con quesos diversos, su acidez limpia y permite volver a empezar, ese dulzor controlado y comedido equilibrado por esa acidez nos da un vino curioso, lleno de matices, membrillos, almíbares, frutas diversas maduras y tantas cosas más....
Excelente, ideal para terminar el año.

Amarillo oro viejo con reflejos casi ambarinos. Buena limpidez.

Nariz intensa, amielada y balsámica con recuerdos a melocotón en almíbar, flor blanca, fruta escarchada y sobre todo orejones. Evoluciona en copa mostrando además notas mentoladas, suaves especiados y bonitas notas a membrillo tanto crudo como elaborado.

Entrada intensa, cítricos dulces, eléctrico, directo y sabroso. Equilibrado hasta en la conjunción de sus suaves puntas. Estructurado con un toque amargo al final de boca. Recuerdos a polen y cera, elegante y larguísimo en su final de boca. Si en nariz gusta en esta fase es donde se luce.

Color amarillo dorado casi ámbar, reflejos yodados, limpio, transparente, bena lágrima. En nariz buena intensidad de uva pasa, cítricos y amielados, pastel de manzana y leves anisados. En boca tiene buena entrada, denso, sedoso, muy goloso, con cítricos pero más amielados, buena acidez, amplio. Buena persistencia.

Recuerda un poco a un Tokaj pero con más acidez.

Amarillo subido con ribete ambarino claro. Lágrima densa.

Excelente intensidad. Membrillo, pastel de manzana, amielados, fruta de hueso madura, notas anisadas.

Buen ataque. Licoroso, membrillo, sedoso, goloso, buen contraste entre dulzor y acidez. Muy buena amplitud. Post-gusto muy largo algo alcohólico a membrillo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar