Méndez Moya ecológico 2009
Vino Méndez Moya ecológico 2009
FICHA TÉCNICA
Bodega
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
14,50%
Varietales:
tempranillo, syrah y cabernet sauvignon
Precio aproximado
Precio Aprox:
Desconocido
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.8
/
94
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
-
Opiniones de Méndez Moya ecológico
OPINIONES
1

Vista. Violáceo-negruzco de capa muy alta y ribete casi inexistente de tonos cárdenos (toda la copa en sí es un bloque oscuro y compacto). Aspecto brillante y con algo de materia disuelta, aunque muy tamizada. Lágrima ancha, espesa y densa en la caída y bastante coloreada donde se percibe la materia en suspensión.

Nariz. De bastante intensidad, con predominio de fruta confitada (ciruela, mora) que se mantiene en el tiempo para dejar paso a notas de licor de casís y cerezas en aguardiente. Los perfumes florales, aunque presentes, no están muy marcados (lirio, violeta) y vuelven a ser dominados por la fruta en sazón. Al reposar la copa, vuelven los aromas se transforman y empiezan a dar notas lácticas muy marcadas, recordando a un yogur de frutos del bosque o a una tarta de queso y arándanos (literalmente).

Boca: La entrada golosa y potente, dando desde el principio una tanicidad sobrevenida no por la inmadurez de la uva, sino por la sobreextracción de materia colorante. El paso es ampuloso y glicérico, ligeramente astringente y con mucho peso y corpulencia. El centro de boca corrobora la nariz en cuanto a fruta y potencia alcohólica, pero resulta un poco hueco y da lugar rápidamente a un final de boca donde el vino se deja “masticar” dando una tanicidad notable y una cierta pesadez alcohólica que hace replantearse una segunda copa.

En conclusión es un vino obtenido de muy buena uva, bien madurada y con la intención de resistir el paso del tiempo, que se hubiese multiplicado por dos si se hubiese sometido algo más a la madera (y de paso lo hubiera hecho más fácil de beber a día de hoy), ya que tiene presencia y maestría extractiva en su elaboración. No obstante, aunque quizá llegaría algo corto de acidez, puede resistir y dar la talla perfectamente durante dos o tres años si se conserva adecuadamente en bodega. Lo serviría a unos 18ºC. para que no se vuelva excesivamente astringente con menos temperatura. Lo armonizaría con platos de embutido frío (morcón, chorizo, butifarra, morcilla curada), con patés de caza y por supuesto con un buen plato alpujarreño. Para la carne roja, aunque sea un tinto con cuerpo y presencia, lo veo excesivamente dulzón y secante a su vez.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar