Solar de Samaniego 7 Cepas Reserva 2017
Vino Solar de Samaniego 7 Cepas Reserva 2017
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
14,40%
Varietales:
Tempranillo y graciano
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.45
/
92
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
7,2
ELABORACIÓN
Vino elaborado a partir de un 90% de tempranillo y un 10% de graciano. Vendimia mecánica, despanillado, estrujado suave y fermentación alcohólica en depósitos de hormigón. Maceración inicial prefermentativa de 2 días, y fermentación a temperatura controlada. Remontados diarios suaves, descube temprano sin extender la maceración postfermentativa para respetar el equilibrio de la fruta y vino. Fermentación maloláctica
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
Opiniones de Solar de Samaniego 7 Cepas Reserva
OPINIONES
52

De color cereza profundo y buena capa, limpio y brillante.

La nariz es de media intensidad, inicialmente sensaciones balsámicas, se muestra algo cerrado, tras aireación asoma fruta roja madura, también frutos negros del bosque, sotobosque, marcadas especias y ligeros tostados.

En boca tiene buen ataque, fresco, goloso, tanino pulido, con buena acidez, de medio cuerpo, jugoso en un paso equilibrado en el que la fruta las especias y la crianza nos llevan a un final amargoso de buena persistencia. 

 

Vino de color rojo cereza, de intensidad media que forma una buena lágrima que cae lentamente por la copa sin dejar color. Limpio y brillante.

En nariz, posee cierta complejidad. Al principio sobresalen notas alcohólicas. Pasado un tiempo, aparece la fruta roja y negra madura y  las notas terciarias a cacao, tostados y especias como clavo y pimienta. Un fondo goloso, con toques a regaliz.

En boca resulta cálido con notas licorosas y se percibe la fruta. Es estructurado y untuosos, con una buena acidez y unos taninos equilibrados. Mantiene ese punto goloso que aparecía en nariz. Postgusto largo.

Un buen 7 cepas...

 

En fase visual tenemos una bonita botella con etiquetado moderno y con mucha información en su contraetiqueta. El vino tiene un tono rojo picota, de lágrima lenta y abundante.

En fase olfativa se aprecia la fruta roja madura con toques balsámicos. En nariz es fresco, licoroso de intensidad alta.

En fase gustativa se nota la frescura, la entrada suave, menos licoroso que en nariz, con una buena acidez que invita a seguir bebiendo. En boca se potencia más la fruta roja que en nariz.

Presentación original en cuanto a la personalización y a ofrecer desde la bodega una experiencia y un contexto en el que explicar el producto. Muy bien planteado y ejecutado en su conjunto. Información más que suficiente en contraetiqueta.

Corcho largo de calidad, en copa gama media-alta , color cereza picota, con una lágrima densa y abundante, que tiñe levemente la copa

En nariz fruta negra madura moras, ciruelas, compotada y con toques a especias, ahumados, tostados, tabaco y cacao

En boca untuoso, glicerido, de cuerpo medio, se notan de nuevo la fruta, especias y los tostados de la barrica

Un buen vino de fondo de armario para platos contundentes y mejor disfrutado algo fresco (lo que lo hace muy gastronómico)

Botella muy original, buen recipiente, etiqueta como digo original y que llama muy bien la atención, buena información en la contra, y muy bonito el detalle de la bodega de por mandarme la botella con la etiqueta de Lope de Vega y el mes de mi nacimiento, buen corcho, vino nítido y brillante, capa media/alta, picota y con abundante lágrima, buena intensidad, notas a fruta madura, especiados, y aromas a monte bajo, me hace salivar, buena señal, redondo y certero, buen ataque de entrada, llena la boca y deja buen retrogusto, fruta y mas fruta, fresco, invita a seguir bebiendo.

En la fase visual destaca el color cereza picota, ribete violáceo, brillante, capa media y una lágrima ligera.

En nariz tiene una intensidad media, cacao, fruta roja, tabaco.

En boca es más intenso que en nariz, fruta roja madura, especias, café, leve amargor final. Tiene una buena acidez que le permitirá mejorar en unos años.

Botella sobria con un etiquetado moderno en relación a Alejandro Dumas (Julio).
Bastante información en el contraetiquetado.
Buen corcho que guarda su elasticidad.
El vino tiene un color rojo cereza, con ribete rubí, limpio y brillante. Buena lágrima densa que tiñe notablemente la copa.

En nariz 'uestra una intensidad media alta. Es complejo. Aparecen aromas que recuerdan a la fruta roja madura y a la mermelada de arándanos. También notas a lácteos y monte bajo. También muchas especias, dulces y no tan dulces. Clavo, vainilla, pimienta blanca. Me da también un fondo a piel de naranja.

Entrada en boca fresca y ligera, con presencia de la fruta roja madura. Es goloso. Muestra una estructura media. Todo bastante en su sitio. Me da sensación astringente y algunas puntas alcohólicas, haciéndolo parecer licoroso. De acidez medía y persistencia medía, dejando un retro amargoso donde se notan las especias, principalmente cacao y vainilla y notas a eucalipto.

Original presentación del vino con etiquetas de diseño diferentes. Buen corcho

A la vista picota con ribete ligeramente teja, brillante y con abundante lágrima y bastante densa.

En nariz, a copa parada se intuye fruta y quizás una sensación alcohólica algo subida (igual por una temperatura un poco alta). Al agitar aparece una intensidad más que suficiente: notas de fruta roja (principalmente, algo de negra) y de compota. Notas de monte bajo y balsámicos, especias (pimienta molida). Aparecen claras notas de vainilla, cacao y toffe.

En boca tiene buena entrada, con bastante peso (vuelven los balsámicos en el retronasal). Tanino ligeramente secante (le irá bien algo más de tiempo en botella), ligero amargor que no molesta. Vuelven las sensaciones especiadas. Bastante longitud.

Me ha gustado, pero quizás con algo más de tiempo estará mejor.

Vino encerrado en una botella bordelesa de hombro ancho, vestida con una etiqueta de diseño moderno y con cierta elegancia. Muy buen corcho en el que no se indica la añada, pero si se hace referencia a la bodega.

     A la vista un color rojo picota de capa alta. Limpio y brillante. Abundante, gruesa y lenta lágrima que perezósamente se desliza por el cáliz de la copa. Ribete rubí y con débiles e incipientes notas teja.

     En nariz abundantes y maduras frutas rojas y negras del bosque. Madera de su crianza integrada y sin destacar. Percibo notas de cacao y de mineralidad.

     En boca es elegante, sabroso, equilibrado, mineral, con buena fruta y retornando con mucho agrado las sazonadas frutas percibidas en la fase olfativa. Es carnoso y tiene un buen volumen. Con los taninos domados y manteniendo una fresca acidez que invita a beber y que le dará vida durante unos cuantos años más. Incipientes terciarios. Elegante, frutal y aterciopelado paso de boca. Es un vino largo. Me da una permanencia de 2,45 minutos.

     Con un par de años más en botella estará mucho mejor.

Presentación de la botella elegante, clásica renovada, grande y amplia, con mucha información relativa al proyecto y algo menos a la del vino. Capsula dura, dura, y corcho correcto en longitud y elasticidad.

Color rojo picota de capa media-alta con el ribete vivo, límpido y brillante junto con finas y densas lágrimas.

A copa parada se expresa de forma directa y clara. Son primero las notas terciarias las que destacan para ceder paso y espacio, a una rica y sana fruta negra. En forma de mora, ciruela y endrina. Al movimiento se intuye cierta complejidad dentro de un estilo accesible y agradable. Punto especiado, de pimienta negra, finos pero claros toques de los tostados, café, grafito y un rico toque de regaliz. Fondo balsámico y sedoso. Notas lácticas, caramelo Solano, suave y limpio cuero, tabaco turco, algo de fruta roja más crujiente que la negra. Se va abriendo con claridad y la crianza adorna el conjunto. Las notas del alcohol, creo que se corrigen muy bien con la temperatura de servicio. El fondo balsámico le dota de frescura al conjunto.

La entrada en boca es seria y agradable, la temperatura ha subido pues utilizo la misma copa, al utilizar otra, con el vino un poco más fresco, es más redondo y untuoso, el alcohol vertebra bien el conjunto y la acidez me parece perfecta. En boca lo encuentro más hecho que en la añada anterior, el tanino quiere más que puede, secar el paladar, es jugoso y la acidez es tierna. Buen peso frutal que sabe dar vida y esencia a esa rica crianza, entre clásica y limpia, es agradable y de amplio espectro. Lo encuentro en un buen momento de consumo, si bien tiene arrestos para estar en la botella y crecer. Lo bueno es que no hay que esperar, cada uno hace lo que crea conveniente.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar