Un buen mar en el que navegar

Botella azul elegante, característica, con el detalle de un indicador que te muestra la temperatura óptima. Es diferente, muy reconocible por su botella tipo Rhin. Corcho de calidad.

Color dorado, tirando al limón, limpio, con destellos metálicos. Carbónico sutil debido a su juventud. Lágrima escasa y rápida, que con el aumento de temperatura se vuelve más densa. Tiene un punto transparente y detalles dorados. Es muy limpio.

 

En nariz, aparecen toques vegetales, florales y cítricos marcados, incluso toques como de cerveza, con ese punto amargo de la espuma, de lúpulos de cerveza de alta graduación, como dice Nacho. Notas salinas y suaves anisados. Es muy fragante. Al descorchar ya se notan los aromas. Notas de tiza, de polvos de tocador y más flores. El alcohol se aprecia un punto más ahora al subir temperatura. Notas de flor de algodón, incluso puntas dulces, con sutil limón confitado, de pastelillo de limón.

Es fresco y frutal, Van apareciendo hasta sutiles notas de hidrocarburo y otras minerales más marcadas. Con el aumento de temperatura, los aromas vegetales y ese lúpulo gana fuerza, igual que la mineralidad. Aparecen más cítricos y fruta blanca de hueso, tipo pera ercolina. Los toques de lías me parecen más claros.

 

La boca, a temperatura más alta, la que tenemos ahora, se nota la cáscara de limón, con su jugo cítrico maduro, notas florales y herbáceas. El alcohol casi no se nota, pero sí las notas más dulces, con recuerdos cítricos y toques muy sutiles de melocotón. Polvos de talco, notas salinas y ese punto cervecero en el retronasal. La acidez, a pesar de la temperatura alta que tengo, se nota viva, afilada... Me esperaba que perdiera mucho con la subida de temperatura, pero me ha sorprendido muy gratamente.

Al bajar la temperatura, es mucho más salino, con esas notas ácidas más altas, cítrico poderoso, con cáscara de limón, e incluso un punto de su zumo, que se une a flores blancas y notas minerales. Buena sensación de frescura. Es intenso, pero no apabullante. Tiene pinta de tener cuerda para rato. Y es un vino muy recomendable para estos calorazos.

Tiene un punto cremoso, de limón confitado que le da el contrapunto dulce. Es sápido, adictivo.

 

No me esperaba que fuera tan serio, me ha parecido ver una evolución comparándolo con las últimas añadas tomadas. Un vino serio que tiene que crecer y ver hasta dónde llega.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar