Restaurante Sa Fonda en Valencia

Restaurante Sa Fonda

Datos de Sa Fonda
Precio Medio:
24 €
Valoración Media:
5.0 10
Servicio del vino:
3.7 10
Comida:
5.4 10
Entorno:
5.2 10
Calidad-precio:
5.3 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Dirección: Calle de Císcar, 18
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 19,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


9 Opiniones de Sa Fonda

Mal mal si vas en grupo dificilmente te dejan elegir tapas individuales para cada uno. Si lo haces tardan una eternidad.

Sábado noche, cena con amigas y la zona de Cánovas a rebosar. No conocía de la existencia de este restaurante-taberna, pero la encargada de reservar tenía buenas referencias. Así que nos aventuramos!!

A nuestra llegada el local estaba a tope y con un importante jaleo ambiental. Parece ser que el lugar en cuestión está bastante de moda.

Nos acomodaron en una mesa alta con los típicos taburetes sin respaldo, para mí conocidos como "los quebrantahuesos".

Tal y como comentan los compañeros, el funcionamiento es un poco particular y la carta no resulta demasiado clara. Funcionan a base de pinchos/tapas y disponen de varios menús de pinchos a elegir, así como ensaladas, carnes o pescados.

Mientras ojeábamos la carta nos sirvieron unos dobles con unas aceitunas, éstas detalle de la casa.

El camarero, muy amablemente, nos explicó que si pedíamos raciones con el mismo pincho, uno por persona, el servicio sería más rápido que si pedíamos un pincho diferente cada una. ¿¿¿Einnggg??? Ante la advertencia, decidimos pedir 4 raciones que llevaban 3 pinchos, uno para cada una.

~ Croqueta de pato con trompeta de la muerte. De buen tamaño, casi como una pelota de tenis, en su interior albergaba el pato desmenuzado y algunas trompetillas. Buenas y cremosas.

~ Bacalao gratinado con mermelada de tomate. Taquito de bacalao con correcto punto de sal pero tal vez algo pasado de cocción, lo prefiero más jugoso. La base de mermelada se quedó corta para mi gusto. Además venía regado de una salsa de aceite y perejil. Correcto.

~ Carrillera ibérica con humus y caldo de jamón. Sobre una base de un suave humus reposaban tres trocitos de carrillera de buen sabor, pero nuevamente con un punto de cocción que le restaba ternura, imagino que se debía también por estar todo cocinado con antelación. Sobre la carne un crujiente de jamón y algún garbanzo horneado, todo ello con salsita para mojar. En conjunto... resultón!

~ Taco de foie asado con salsa de uvas y brandy. Tres piezas de buen grosor, vuelta y vuelta como a mi me gusta, acompañado de un curioso pan de pasas dulzón y crujiente. Además de la salsa, un poco de aceite de oliva y crema de vinagre balsámico. En mi opinión, el mejor pincho de los cuatro. Muy rico todo, por lo que dejamos el plato inmaculado.

~ De postre, elegimos sólo uno para compartir entre las tres y por el gusanillo del dulce... Brownie de chocolate blanco y helado. Ración generosa de agradable brownie bañado con chocolate negro calentito, uuuhhhmmm, y con una bola de helado también de choco con sus trocitos y un fino palito de hojaldre. Para las tres golosonas chocolateras... muy bueno!!

El pan, cobrado aparte (2 euros), me gustó. Era una especie de pan de hogaza, diferente y muy adecuado para mojar.

Para beber seguimos con los dobles de cerveza, 5 en total.

Individuales y servilletas desechables, vajilla blanca sencilla y moderna, y cubertería y demás correcto e informal.

El local, como ya se ha descrito, ambientado a modo de taberna ibicenca en blancos y negros. Mesas y sillas de madera, algunas altas y otras normales, con poca separación entre ellas, lo que hace que el comensal vaya subiendo el tono de voz hasta conseguir un ambiente excesivamente bullicioso que a mi, personalmente, cada vez me incomoda más. Me hago mayor!! Podéis verlo en www.safonda.es.

El servicio muy simpático, rápido e informal.

  • Brownie de chocolate blanco y helado

  • Taco de foie asado con salsa de uvas y brandy

  • Carrillera ibérica con humus y caldo de jamón

Decidimos cenar en Sa Fonda atraídos por varios comentarios favorables y por el hecho de que parece complicado últimamente conseguir una mesa allí cualquier noche del fin de semana.
El local, aunque no está mal en su pretendida decoración rústica balear (o al menos eso me parece a mí), no es excesivamente acogedor y tiene algunos detalles que deberían cuidar como el de las sillas y las sombrillas (o estufas de calle, esto no le recuerdo muy bien) almacenadas detrás de la puerta de entrada a la vista de cualquiera que esté cenando en la sala.
El servicio correcto y eficaz pero no demasiado simpático ni atento. Se les notaba algo agobiados. Nos llamó la atención, a las cuatro personas que fuimos a cenar, que la persona (creo que debía ser la jefa de sala) que nos tomó nota inmediatamente nos advirtió que tardarían en salir los platos porque habíamos pedido cada uno pinchos diferentes. Después no fue tan dramático como nos lo había planteado, pero creo que no es demasiado profesional esa advertencia ni pretender que para que el servicio de los platos sea ágil pidamos todos los comensales lo mismo. Cuando te dicen algo así incluso te planteas levantarte y buscar otro sitio.
En cuanto a la cena propiamente, decidimos pedir los cuatro el menú de cinco pinchos con una copa de vino o una cerveza (18 euros), a lo que sumamos una botella de Venta del Puerto nº 12. Los pinchos en general bastante correctos y muy originales sobre la carta, aunque algo irregulares en cuanto a la sorpresa de sus sabores. Algunos excelentes (de los que yo tomé recomiendo el chipirón con crujiente de arroz negro y queso de cabra y el cochinillo crujiente con manzana) y otros bastante normalitos.
La carta y el servicio del vino sin grandes alardes. Imagino que por lo que apuesta Sa Fonda no es por la Enología, pero a los que somos aficionados a ella nos gusta ver que se cuida un poco este aspecto en cualquier restaurante medio como puede ser éste.
En definitiva, un local de moda, en el que se puede cenar bien en forma de pinchos originales a un precio correcto (tampoco podemos decir que sea económico), pero que debería cuidar algunos aspectos si tiene más pretensiones que quedarse en eso, en un sitio de moda y poco más.

Para mi uno de los mejores restaurantes de Valencia para cenar sin arruinarse.
Siempre está lleno y no me extraña; por un muy buen precio (nos salió por 22€ por persona comimos tapas hasta reventar. Todas buenísimas;
En total pedimos 10 tapas entre 3 personas. Aquí describo algunas;
-Croqueta de pato; impresionante
-Buñuelo de pescado; impresionante
-Ensalada de cangrejo; muy bueno
-Torta del casar con huevo de codorniz; bueno.
-Fondue de queso; bueno
-Calamares con crujiente de tinta y queso de cabra; riquísimos

Y 2 postres;
-Bizcocho caliente con chocolate; muy bueno
-Chupito de marsmaloww; riquísimo.

La única pega es que te puede tocar cenar en mesa alta y taburete...
Para mi es una de las mejores para salir una noche a cenar, en un ambiente informal y divertido!

Local de ambiente informal, decoración ibicenca, sencilla pero cálida. Fuimos a cenar un miércoles por la noche. El local estaba bastante lleno. Pedimos un menú degustación para dos personas, que incluye dos copas de vino (generosas) , 8 pinchos (que pueden ser como hicimos nosotros seis y dos de postre) y un plato de carne o pescado para compartir. Los pinchos son raciones individuales, así que en lugar de compartirlos optamos por pedir dos de cada, nos dieron a entender que si no lo hacíamos así y pedíamos seis diferentes el servicio sería más lento (esto me pareció fuera de lugar, entiendo que deben tener capacidad para atender lo que quieras pedir, no condicionarlo para que se ajuste a lo que a ellos les vaya bien). Tomamos torta del casar con huevo y trufa negra (deliciosa), tartar de salmón (correcto, pero nada del otro mundo), langostinos con gazpacho de fresa (buena materia prima y excelente combinación). Para compartir, el milhojas de solomillo (carpaccio) con foie, que nos encantó a los dos. De postre, el helado de alfanjor, a mí me gustó, a mi pareja le pareció pesado y empalagoso. Todo por 38 euros. En resumen: buena relación calidad/precio, servicio, simpático y atento y como punto a mejorar el sistema de pedir en los menús, que por lo leído a otros foreros ya ha causado algún problema. La carta es muy amplia y nos quedaron muchas cosas apetecibles por probar, así que volveremos.

Comer bien en un restaurante hoy en dia ademas de la calidad de la comida como primer cosa a valorar, se deben de tener en cuenta se mas cosas desde la atención del cliente, correctas formas...=educación, decoración en mesa, comodidad del local, cordialidad etc.... Para mi y para las 7 restantes personas que ese dia compartiamos mesa, la primera de las razones nombradas (calidad de la comidad..no está mal) se cumplia pero el resto fue nefasto.

Desde no poder elegir lo que quieres comer, si vamos 8 personas y quieren menu todas menos uno, por motivos de salud (o por lo que sea..) no te permiten que tomes un plato de la carta, te obligan a que comas un menu!! porque?? como me indico la dueña...porque son las normas..y punto.. lo indica en la carta (cosa que no es verdad) si no quieres podeis levantaros...INDIGNACIÓN!!

Bueno, por las 7 personas restantes que estaban en la mesa y porque eran las 15:30 de la tarde, comi lo que me obligaron a comer y cuando termine opte por mis derechos...poner una hoja de reclamación. Inicialmente me indicaron que no iban a sacar hoja de reclamaciones...y finalmete la sacarón....podeis imaginar los detalles...

Pero, lo que más me llamo la atención...es que en un comentarío a la responsable del local de mi indignación por las formas no apropiadas....con la que está callendo, que vivimos un momento en la que se deben de mimar a los clientes, en la que tener contento al cliente es fidelizar clientes y que lo que mas hace es el boca a boca...me indica la responsable del locar que a ella le da igual..que lo tiene lleno y que pasa!! que lo tiene lleno..cuanto un año no llega que lleva abierto??....bueno, si va a tratar a la gente asi y le da igual...ella misma, de mometo 8 clientes+ amigos de estos que no tiene!

Fuimos a cenar 3 personas a las 10,50 un jueves, y nos dijeron que la cocina cerraba a las 11.00 (ya empezamos mal...). Nos sentamos en una de las mesas altas, demasiado incómodas para cenar. Quisimos pedir 2 menus degustación y pintxitos para compartir, y nos dijeron que los menus degustación sólose sirven si los tres pedimos 3 menus, cosa que no econtre muy normal. Asi que pedimos platos sueltos, y nos desilusionaron el canelón de rabo de toro sin salsa, la croqueta de pato le faltaba sabor, las carrilleras muy secas, el chipiron no fue nada del otro mundo. Pedimos un Martin Codax, que fue lo único bueno en la cena, no tienen servicio de vino, simplemente lo dejaron en una cubitera. En los postres pedimos un brownie de chocolate blanco y el alfajor, los dos muy insípidos de sabor. La cena salio a 84e.

Fui hace unas semanas a éste restaurante aconsejado por amigos y ya les he dicho que no me recomienden mas.

En primer lugar,el camarero se puso muy pesado con la forma que teníamos que pedir y en segundo lugar pq no hubo ningún plato que nos gustara lo más mínimo,que ya es difícil.

Servicio de vino no existe,te lo abren y punto(pedimos un pesquera).

En definitiva,no volveré.

Me extraña que nadie haya reseñado antes este restaurante en Verema... Bueno, digo restaurante aunque mas bien es un lugar de tapeo informal, con algun plato mas contundente. Se puede pedir raciones enteras o pinchos, que son raciones individuales.
El local es alargado, y abundan los taburetes y las mesas altas. Tiene un aire ibicenco. Hay alguna pizarra que informa de las tapas.
En una cena para dos pedimos: - ensalada de tomate, trigueros, jamon de pato y vieiras. Buen producto y punto de plancha perfecto.
- Croquetas trufadas, enormes de tamaño (una para dos personas ya va bien). Se nota que son caseras...
- Un bocado de torta del casar, algo parco.
- Bacalao fresco.
- Y una excelente tapa de carrillera, lo mejor.
- Los postres flojean. Pedimos un peculiar 'Dracula' (una version del polo) y otro postre mas clasico con dulce de leche. Demasiado liquidos...
Tienen algunos vinos interesantes, aunque predominan las referencias clasicas. Nosotros pedimos un Castro de Valtuille. Correcto. Copas adecuadas sin mas.
El servicio es atento y simpatico. Ojo que en un lunes habia mas de la mitad de las mesas ocupadas, imagino que de cara al fin de semana la cosa se complicara.
No comento el precio porque me han invitado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar