Restaurante Bar del Pla en Barcelona

Restaurante Bar del Pla

5
Datos de Bar del Pla
Precio Medio:
23 €
Valoración Media:
7.1 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
6.6 10
Calidad-precio:
7.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Ciutat Vella (Barcelona)
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 10,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: lunes

Teléfono


5 Opiniones de Bar del Pla

Cena/tapeo para dos en el animado barrio del Born en Barcelona.

 

Ambiente desenfadado, mucho turista extranjero, servicio informal , amable y cercano.

 

Estaba lleno cenamos en la barra y pedimos todo de tapeo.

 

- Champis con wasabi: original y atrevido, el wasabi te subía por la nariz y se notaba

- Tartar de atún: muy bueno. bien aliñado.

- Ensaladilla rusa, bien colmada de bonito, muy rica.

- Coquetas de asado y tinta de calamar: muy buenas.

- Coca de sardina, también muy rica y bien elaborada.

 

Para beber 4 cervezas, buen sitio para tapear de calidad. 

Aunque no pedimos vino, bastantes referencias por copas y carta apañada.

Repito servicio joven, informal , muy agradable y rápido. Mejor reservar.

Hoy el post se lo dedicamos al Pla. Esta vez al bar, no al restaurante. Porque nos gusta y porque lo prometido es deuda. Se lo debíamos desde hace tiempo a uno de los primeros sitios de tapeo que nos engancharon al llegar aquí. Por carismático y acogedor, por mantener precios asequibles, por no estar ni haber estado de moda y, lo más importante, por sus magníficos platillos. Esas Croquetas de calamar en su tinta, de tan buenas, deberían estar cotizando en Bolsa. Hay que probarlas para creerlo. Pasen y vean.

Porque de hecho al Pla hay que entrar para descubrirlo. Se lo conoce desde dentro. Imposible hacerse una idea al pasar por delante. Eso si nos llegásemos a fijar, ya que desde la calle promete poco, casi se esconde a la vista, nos evita, como si huyese de una posible avalancha de clientes o un éxito no buscado. Poco tiene de show del taperío este Pla, al contrario que los Tickets, Lolitas y demás. Mucho tiene que ofrecer en cambio a nuestros paladares desde su discreto cobijo en el histórico carrer Montcada.

Una vez nos adentramos, su erróneamente presentida lobreguez se torna en luminosidad y lo que parecía ser un olvidado bar de viejo resulta ser una animada gruta donde entregarse al disfrute de cañas, vinos y tapas. Botellas y maderas reinan en un ambiente cálido y distendido, donde se respira sincera camaradería entre la clientela y se escucha un murmullo constante de conversaciones sosegadas. Las mesas ocultas tras la esquina, al fondo a la izquierda, son perfectas para discretas cenas en pareja o entre amigos, mientras que situarse frente a la barra es recomendable si se quiere estar en primera línea del ir y venir de camareros y presenciar curiosas escenas.

Las ya mencionadas croquetas son motivo suficiente para acercarse a Pla. Pero el surtido no acaba ahí. Merecen también la pena y mucho las de Cabrales, que vienen a continuación.

La cosa sigue por buen camino con unos Berberechos a la plancha de factura bien medida. Pero otro punto álgido de la cena no se hace esperar, porque ¿qué decir del Carpaccio de mango y foie? Impresionante. O ese Crujiente de rabo de toro con foie, perfecto en toda su majestuosa contundencia.

Aunque el ritmo pega un bajón considerable con una Pescaito frito muy mono en su cucurucho pero verdaderamente flojo y un Tempura de verduras corriente, enseguida se corrigen con unas riquísimas Chips de berenjena con salmorejo, un suculento Tartar de Buey y unas tiras de Secreto ibérico a la brasa que consiguen saciar nuestra glotonería.

Va bien por ello ir al Pla de vez en cuando y comprobar que sigue siendo tal como era, nuestro Pla de siempre y, por mucho que el tiempo pase, así seguirá.

http://gourmetsterribles.com/

Despues de dar una vuelta por Ciutat Vella, nos dejamos caer por este bar a tomar algo antes de comer.

Unas cañas, bien tiradas de Mahou.

Aceitunas buenas, gentileza de la casa.
Unos pinchos de "seitons" con alcachofas enanas (2). Excelente.
Dos croquetas de rostit, buenas.
Dos bombas de pulpo. Pseee, como diria el Pelos.

Local vacio.
Todo en su sitio, todo muy formal. Servicio con ganas de agradar

Jaume Pla, del Pla y el Repla, despues de su buena experiencia como socio de Quim Diaz en el BarMut, ha abierto donde tenía el Replá un excelente bar de tapas.Muy bien el local, muy buenas la tapas, muy buenos lo vinos y muy bien los precios.Un lugar para recomendar.

Una de las escasísimas propuestas de cierta calidad en bares de tapas céntricos en Barcelona (la mayoría son basura dirigida a turistas).
Decoración cuidada y agradable que simula un bar de tapas tradicional de toda la vida, con grandes barras de mármol y mesitas del mismo material. Servicio agradable y que inspira bastante confianza. Carta de vinos muy amplia para un bar de tapas y con algunas referencias curiosas. También vinos por copas (unas 6 opciones distintas).
Comimos varias tapas, todas ellas bastante buenas y alguna muy buena:
Salmón marinado con mostaza: salmón de calidad excelente
Alcachofas fritas: Buenísimas
Ensalada verde (con berros, orejones, granada, tomate cherry, nuez,..): Correcta.
Bomba de Pulpo: Bien según el resto de la mesa, un tanto insulsa para mi.
Chipirones con habitas: Buenos
Croquetas de rustido: Buenas
La línea general más que correcta.
3 Postres (bastante bien): sopa de piña y postre de chocolate
1 botella de Albariño Do Ferreiro
3 cafés
1 chupito de Jägermeister

Total: 88 euros. Bastante razonable para BCN.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar