Blog de Verema.com

Vinos de Montaña: Península Viticultores en la I Experiencia Verema Santander

En el incomparable marco del Casino Sardinero de Santander y en una de sus preciosas Salas vestida de blanco, disfrutamos de una magnífica cata de la mano de Tao Platón, enólogo de Península Viticultoresdentro de la I Experiencia Verema Santander. En este caso la cata versó sobre Vinos de Montaña.

Cata de Península en el Casino Sardinero dentro de la Experiencia Verema Santander

 

Tao Platón es enólogo del grupo y ha trabajado en la elaboración de vinos en Burdeos, el Duero Español, Nueva Zelanda y Borgoña.

Respecto al equipo humano de Península, se trata de un grupo global, multicultural y con experiencia internacional. Cita a su Presidente, Jesús Cantarero, a Andreas Kubach MW y Director General, al Consejero Gorka Eizaguirre, al director de enología Sam Harrop, también MW, al Director Financiero Fernando Bermejo, a sus export Manager Klaus Andersen, y Alba Rojas, a los Sales Manager nacionales, Arturo Montalvo y Carlos G. Medero, y finalmente a Olalla Moreno, Cutomer Service Manager.

Respecto a las bodegas y viñedos que forman el grupo, además de la línea Viñedos de Montaña, Fontana, Quercus, Mesta, Badiola y Apóstata. La compañía tiene su sede en Madrid.

Nos explica que Península Viticultores no es una compañía al uso y los tres valores sobre los que se sustenta son autenticidad, sostenibilidad y competitividad, lo cual plasman en un manifiesto que garantiza que estos valores formen parte de las acciones del día a día.

Señala que sus esfuerzos se encaminan a elaborar vinos auténticos, que merezcan ser bebidos, que merezcan ser comprados y siempre con la sostenibilidad como eje. Nunca se elaboran vinos porque su precio valga la pena sino que se tiene en cuenta que además de ser competitivos ese precio debe llegar a todos los implicados, es decir, distribuidores, agricultores, etc.

También es importante conocer que Península no es, en ningún caso, una comercializadora. Solamente se comercializa aquello que se elabora y se controla y por tanto que mantiene los valores de autenticidad, sostenibilidad y competitividad. Se buscan los vinos que mejor definan una zona, del modo más auténtico posible, gestionando todos los procesos. Sin edificios bonitos, mármol, espacios sociales u otras instalaciones, todo se invierte para que el vino pueda ser competitivo en su franja de precios. También en cada zona se forma un equipo local que mantiene una visión que tiene en cuenta las tradiciones locales.

El símbolo de Península, formado por círculos, triángulos y cuadrados, nos quiere mostrar cómo con tres sencillas estructuras podemos hacer dibujos complejos. Ello hace referencia a los tres pilares ya citados, autenticidad, sostenibilidad y competitividad.

En la elaboración del vino participa Tao junto a Andreas y Sam, personas conocedoras del mundo del vino, con gran experiencia pero también con capacidad de gestión y visión de los negocios.

Siguiendo con la elaboración, se pretende expresar el origen con una mínima intervención pero siempre libre de defectos. Es una elaboración sensible en la que, dependiendo del tipo de vino, se interviene más o menos. Para explicar la intervención señala en el eje de coordenadas los vinos naturales con nula intervención y que en muchos casos acaban perdiendo su origen. En el otro extremo, el exceso de intervención que también acaba dando como resultado vinos que no se sabe de donde provienen. La elaboración sensible está en el punto medio y busca placer organoléptico y placer cultural.

A continuación Tao nos habla de competitividad, de lo necesario que es tener en cuenta todos los factores que intervienen en la elaboración del vino para obtener el resultado deseado. En Península entienden que las decisiones en viticultura influyen en enología y comercialización, pero todo ello tiene implicaciones financieras que hay que tener en cuenta. Al final, con esos criterios se elaboran siete millones de botellas a precios competitivos.

Tao Platón en un momento de la cata de Península

Tao Platón en un momento de la cata de Península 

El último pilar de la compañía es la sostenibilidad. En Península quieren ser buenos empresarios, buenos ciudadanos, buenos viticultores que estén contentos con todo lo que hacen. Se tiene en cuenta el precio de la uva, no se usan botellas pesadas, se utilizan cuatro litros de agua por cada uno de vino y, sobre todo, quieren ser buenos empleadores para que el negocio sea exitoso y a largo plazo. La sostenibilidad es un valor añadido. Las auditorías externas garantizan la mejora cada año en un proceso de mejora contínua, dinámico. 

En cinco años 600 Hectáreas se han convertido a ecológico y en unos años esperan que lo sea todo. Desde el inicio de la conversión se incentiva al agricultor pagando un 10% adicional el primer año, un 20% el segundo y un 20% el tercer año. Es el mejor modo de exigir la transformación, dando incentivos adecuados.

Habla del ejemplo de Fontana, donde prácticamente no se riega, no se usan insecticidas, se usa estiércol ecológico y se lleva a cabo una gestión integral de la finca como ecosistema, respetando la fauna y la flora preexistente. Se cultiva en vaso una parte, de pie franco, el resto en espaldera, todo ello rodeado de cereal, arbustos y plantas aromáticas.

Finalmente Tao nos habló del próximo proyecto de Península Viticultores en la Rioja, del que tendremos noticias próximamente. No es el único, la inquietud de este grupo nos traerá muchas sorpresas en los próximos años.

La cata

Txacolí de depósito sin clarificar

El primer vino es un Txacolí blanco, muestra de depósito sin clarificar ni filtrar. Procede de la zona de Amorebieta en Vizcaya, cinco hectáreas con una inclinación que alcanza el 20%. En la elaboración se usan dos prensas, una con uva despalillada y otra de racimo entero. Un 10% fermenta  en barricas de roble. La uva mayoritaria es la Hondarribi Serratia aunque también lleva algo de Riesling.

Muestra de Depósito sin clarificar de txacolí

  • Nota de cata: De color amarillo pajizo, la nariz es de buena intensidad, fresca, cítrica y con matices minerales. En boca es seco, con muy buena acidez, estructurado, cierta untuosidad acompaña su paso frutal, en el que también asoman recuerdos a hierba de monte y mineralidad. Final de buena persistencia.

Cebreros 2018

El segundo vino es de Cebreros, en la Sierra de Gredos. Se trata de nuevo de una muestra de depósito elaborada con Garnacha del año 2018 fermentada en tanques de hormigón. Se elabora igual que el vino de Cadalso, lo cual nos mostrará la influencia del terruño. El vino de Cebreros es más jugoso, voluminoso y cálido, sin embargo el de Cadalso es más fresco. Todo ello teniendo en cuenta la distancia entre los municipios que está en torno a 20 Km.

Cebreros 2018 de Península Vinicultores

  • Nota de cata: De color picota y capa baja. La nariz es fresca y protagonizada por las frutas rojas y las notas especiadas. En boca es un vino seco, con buena acidez, jugoso, con cierto volumen, frutal, especiado y de buena persistencia.

Cadalso 2017

El tercer vino es Cadalso 2017, procedente de Cadalso de los Vidrios. Su elaboración es idéntica al anterior y se nota la diferencia en la procedencia.

  • Nota de cata: De color picota de capa baja. La nariz es de buena intensidad, frutas maduras asoman sobre especias y hierbas de monte. También muy vinoso. En boca tiene buen ataque, fresco, seco, excelente acidez que marca su paso, tanino vivo, con nervio, complejo y de buena persistencia.

Vino de Montaña

El cuarto y último vino es el Vino de Montaña elaborado con plantaciones mezcladas de Garnacha, Rufete y Piñuelo sobre terrazas de granito en las Sierras de Gata y Gredos. Se trata de una viña vieja en Cáceres, en la Sierra de Gata que aporta un 50% al vino, siendo el resto procedente de Sierra de Gredos. 

Vino Viejo de Montaña

  • Nota de cata: De color picota con ribete violáceo. La nariz es de buena intensidad, fruta, hierbas de monte y marcada mineralidad. En boca tiene buen ataque, frutal, con carácter, amargoso y de media longitud.

En resumen, un lujo haber disfrutado, en un marco único, del proyecto Vinos de Montaña de la mano de Tao Platón, enólogo inquieto que desde luego nos dio muestra de sus conocimientos y nos transmitió con precisión qué supone Península Viticultores. 

  1. #1

    J-Carlos

    Fantástica cata, muy bien explicada. Aunque hubiera sido aún mejor con algo más de variedad.

  2. #2

    Josep_Gallego

    en respuesta a J-Carlos
    Ver mensaje de J-Carlos

    Es cierto, algún vino más y otros estilos hubiera venido bien pero las explicaciones de Tao y la claridad en las ideas del proyecto me gustaron mucho.

  3. #3

    pepecano

    en respuesta a Josep_Gallego
    Ver mensaje de Josep_Gallego

    Recuerdo a Tao por el foro, un pozo de sabiduría en torno al vino !!

  4. #4

    Josep_Gallego

    en respuesta a pepecano
    Ver mensaje de pepecano

    Si, hablé con él de ello. Como el buen vino ha evolucionado muy bien


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar