Aventuras Albertina

Nuevas generaciones, viejos viñedos de Bobal

La familia de mi padre ha trabajado desde siempre en la tierra y las viñas fueron pasando de generación en generación.

Recibo de arriendos, 1922

Liquidación de la cosecha 39-40

Desde siempre hemos oído de nuestros abuelos paternos las condiciones tan duras en las que se vendimiaba: el transporte en carros de la uva desde las viñas a la cooperativa, las pocas ropas que llevaban o la insulsa comida con la que soportaban las largas horas de recolección.

Arbitrio Municipal sobre productos de la tierra, año 1940

Mi padre lo vivió desde niño, como tantos otros de su generación. Nos hizo ir a vendimiar desde pequeños, como algo natural y que, según él, era lo que había que hacer. Además, "con tractores, con radio, bien abrigados y encima pudiendo ir a comer a casa" no entendía cómo podíamos refunfuñar cuando nos despertaba antes de que amaneciese.

Recibo de la cooperativa, sobre kilos y grados, año 1960


Recibo de cosechas, seccion bodegas, campaña 1959-60

Circulación rodada y entrada de carruajes, 1962

Hasta hace poco todavía se veía con fuerzas para seguir podando y mimando con dedicación sus viñedos centarios de uva Bobal pero su cuerpo le va recordando que ya no es aquel jovenzuelo de extrema fuerza física y que ha llegado la hora de tomar una decisión casi salomónica.

Mi padre, protagonista del documental La Bobal y otras historias del vino

Ve con profundo desconsuelo que ya no podrá cuidarlas y que se tiene que deshacer de sus propiedades. Ninguno de los hijos ha elegido su camino, por lo que todos sabemos, no se puede vivir  solamente del campo. En estos momentos de glamour que vive el mundo del vino, es  muy doloroso ver la situación en la que se encuentran los pequeños productores. Mi padre no quiere ver sus cepas arrancadas ni tampoco expropiadas para futuros e inciertos polígonos. Es la decisión más dura de toda su vida, una vida entregada en cuerpo y alma a cada sarmiento de sus cepas.

  1. #1

    schivas

    Uff que trago ojala y esas cepas caigan en manos de alguien que las cuide y mime al menos la mitad de lo que lo ha hecho él.

  2. #2

    Esther Mañez

    Albertina cuanta razón dices en este post y sensaciones similares hemos vivido. En mi caso durante algún tiempo los hijos si que nos hicimos cargo de esos viñedos que más bien nos han visto crecer a nosotros, y no al revés. Y llegó el momento en que mi madre tuvo que elegir, y en este caso no quedó otra más que el arranque definitivo. Y ahora cuando pasas por ahí con el coche piensas en esos días que te hacían ir si o si a la vendimia o a cualquier otra labor. En ese momento odiosas pero que hoy se recuerdan con cierta añoranza.

  3. #3

    chini

    Jolin me ha llegado a la patata....snif snif, ojalá sigan teniendo un fran futuro esas biencuidadas viñas, a ver si algún "visionario" ve con buenos ojos esas tierras y les da continuidad y de paso que contrate a tu padre, pero como asesor a pie de viña!!

  4. #4

    Albertina Torres

    en respuesta a chini
    Ver mensaje de chini

    Muchas veces he tenido la fantasía de ofrecer estos viñedos a enólogos de Utiel-Requena que tan buenos vinos elaboran con la variedad Bobal. Tiempo al tiempo, pero lo cierto es que no queda ya mucho tiempo.

  5. #5

    corrales

    en respuesta a Albertina Torres
    Ver mensaje de Albertina Torres

    Hola Albertina, soy wendy.
    Por si te sirve de consuelo...Llevo elaborando crianzas de Bobal par pequeñas producciones(vamos una barrica ,que luego salen unas 300 botellas),de las cepas de los propietarios, a los cuales gusta mucho(debe ser porque lo hacen ellos).pero luego no repiten siempre les parece muchas botellas y no sabenm que hacer con ellas.No saben que cada año mejoran. pero son muchas porque no las pueden vender y no se las beben.
    total se necesitan unas 200 cepas de Bobal,vendimiar ,elaborar, prensar ,trasegar y al final embotellar. Y todo en casa.
    tengo una barrica del año pasado para embotellar en Abril,ya te paso una botella y disfruta la grandeza de la Bobal en miniatura.


Mi fotografía forma parte de mi proyecto sobre la vida en España, sobre todo en el ámbito rural, con mucho vino, comida, objetos y sobre todo personas. www.albertinatorres.com
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar