Información de nicanores

Como la trucha al trucho

Cuando los cuentos se sustituyen por leyendas. Cuando el amor da lugar a frases hechas que uno articula por inercia. Cuando el vino es un último sorbo de un godello, de la añada 2010. Cuando uno toma ¿trucha? de postre. Entonces sí, yo también te quiero.  

[...]Hay una vieja leyenda que cuenta que después de aparearse las truchas, la hembra se come al macho como prueba de fidelidad. El dicho “te quiero mucho, como la trucha al trucho” nace de esta especie y su peculiar manera de demostrar el amor, aunque sea sólo un gracioso juego de palabras. A falta de fidelidad, pruebas, leyendas propias, palabras y juegos con los que todos hemos soñado instantes antes de enamorarnos, recurro a un regalo dulce que recibí -de una persona igual...

Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar